×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 673
Imprimir esta página
Viernes, 28 Febrero 2014 04:30

Trabajadores del Metro de Maracaibo piden cese a la violencia en cercanías a las estaciones

Valorar este artículo
(4 votos)

Maracaibo, 27 de febrero de 2014. (PDM).- Días de angustia y miedo han vivido los trabajadores del Metro de Maracaibo, ante el asedio y los ataques perpetrados por grupos violentos que manifiestan en las adyacencias de las estaciones Altos de La Vanega, El Varillal y Urdaneta.

Durante dos semanas consecutivas las protestas escenificadas en los alrededores de las estaciones de la Línea 1 se han caracterizado por el cierre de vías con escombros, árboles, basura; ataques a trenes con objetos contundentes y agresiones contra los operadores que asisten a los usuarios. "Desde temprano llegamos a las estaciones para cumplir con el deber de movilizar a los pasajeros, pero nuestra jornada laboral transcurre en medio de la tensión debido a que los ataques no cesan y se repiten a diario", relata César Pernía, supervisor de la estación Urdaneta.


Pernía viajaba en el tren la noche del pasado lunes 24, cuando los manifestantes apostados en los alrededores de la estación Urdaneta lanzaron piedras resultando lesionadas 2 trabajadoras y logrando impactar 3 vidrios y la carrocería de la unidad que hacía su último viaje antes de cerrar operaciones. 


El presidente del Metro de Maracaibo, Rafael Colmenárez, rechaza los actos vandálicos de grupos de manifestantes que se han dado la tarea de afectar la normalidad de las operaciones comerciales, al impedir el libre tránsito en las calles y lanzar piedras a los trenes que movilizan a los usuarios que viajan por el sistema de transporte.

"Nuestros trabajadores dan lo mejor de sí para cumplir con responsabilidad su misión de transportar a los 35 mil usuarios que a diario se trasladan por las 6 estaciones de la Línea 1, pero los actos vandálicos nos han obligado a restringir el acceso de pasajeros a las estaciones, a disminuir las horas de servicio y hasta a suspender las operaciones con el objetivo de garantizar la integridad de nuestros trabajadores y la de los pasajeros", destacó.

María Molina, operadora de asistencia al usuario con marcada tristeza se plegó al llamado de no más violencia y convocó a los manifestantes a buscar otras vías para la protesta pacifica.


"Siento impotencia al ver cómo dañan los trenes y ponen en riesgo nuestras vidas. Las instalaciones del Metro son un bien de todos los ciudadanos y benefician a un colectivo, estos episodios de violencia son ya inadmisible para todos", dijo Molina.

Igual declaración eleva José Millano, operador de asistencia al usuario al manifestar su miedo a nuevas agresiones. "Nos quieren atemorizar lanzándonos objetos y al trancar las calles, pero nuestro deber nos llama a continuar acá para dar un buen servicio a quienes a diario se dirigen a sus sitios de trabajo".
Atacan estación El Varillal

El presidente del Sistema de transporte masivo anunció que las instalaciones del Metro fueron nuevamente blanco de ataques de personas que tirotearon y lanzaron botellas contra la estación El Varillal, en horas de la madrugada.

"A las 3 de la madrugada una camioneta de seguridad que cumplía labores de resguardo de las instalaciones del Metro, recorría Sabaneta cuando fue agredida por desconocidos que portaban armas. Afortunadamente en el incidente no hubo heridos".

Colmenárez fue enfático al sumarse a las voces de los trabajadores del Metro, quienes piden paz y no más agresiones. "Nuestro deber es servir al pueblo marabino, brindando un servicio eficiente y esa función la seguiremos prestando a diario tal como lo instruye el presidente de la República y el Ministro de Transporte Terrestre". MDM/NP/MB